martes, enero 31, 2017

Mejoramos la primera vuelta

Tras la derrota ante la Real Sociedad B saltaron las alarmas alrededor del Albacete Balompié porque se sumaba a los dos últimos resultados de la primera vuelta y, aunque no en todo el mundo, volvían los nervios en la afición.

Por fortuna, ante el Bilbao Athletic se demostró que el partido anterior solamente fue una mala tarde y volvimos a conseguir una buena victoria que, además, mejoraba los números de la primera vuelta consiguiendo un punto más que en el mismo número de jornadas de ésta.

Y ante el Real Unión de Irún dejamos claro que este Albacete Balompié va muy en serio y no piensa ceder así como así su primera plaza en el Grupo II de Segunda División B. Hicimos un partido efectivo, con dos goles más de la bestia Aridane y con una segunda parte de oficio, manteniendo al rival a raya para evitar que nos creasen ocasiones y con un juego solvente.

Lo mejor de esta última jornada es que además hemos ampliado ventaja sobre nuestros perseguidores por las primeras plazas de la clasificación y ahora mismo estamos a dos partidos y medio de que nos consigan alcanzar. Aún así creo que debemos tener tranquilidad porque a lo largo de lo que llevamos de temporada se ha demostrado que somos el mejor equipo del grupo al ser el más compacto y el más efectivo, además de contar con el mejor delantero de la categoría.

Por si esto fuese poco, en el mercado invernal nos hemos reforzado con un lateral derecho, Modes, que demostró en este partido ser, a priori, muy buen fichaje, con un extremo zurdo, Iván Sánchez, que le ha "quitado" la ficha a Eizmendi, cedido, y el fichaje de ayer de un mediocentro defensivo, Sergio Molina, joven y con bastante proyección que llega en propiedad.

Parece ser que este año sí se están haciendo bien las cosas en la parcela deportiva, con fichajes calculados para tener una plantilla competitiva y que sabe muy bien a qué juega, y que se ha terminado de compensar este invierno.

Solamente quedan 15 partidos de liga regular y parece que hemos cogido el buen camino y no tenemos pensado soltarlo. Que siga así la cosa.